30/10/2019

Sistemas penitenciarios latinoamericanos y sus nuevos desafíos

Como parte del día regional correspondiente al 21° Congreso y Asamblea General Anual de la Asociación Internacional de Correccionales y Prisiones (ICPA), se llevó a cabo en el salón Gran Panamericano una sesión plenaria dirigida a compartir la situación actual de los sistemas penitenciarios latinoamericanos y sus nuevos desafíos.

 

La mesa de disertantes estuvo conformada por el Director General de Prisiones de República Dominicana, Tomás Holguín La Paz, el Subsecretario de Reinserción y Resocialización de Adolescentes en Conflicto con la Ley Penal de la República de Guatemala, Carlos Francisco Molina Morales, y el Director General de Régimen Correccional, Lic. Fernando Martínez.

 

En sus intervenciones, los oradores abordaron problemáticas relacionadas con sus respectivos sistemas correccionales y contextualizaron las medidas elegidas para alcanzar soluciones efectivas.

 

En primera instancia, Holguín destacó que “un trabajo hecho con respeto lleva a buenos resultados, ya que la población penal ve en el agente penitenciario la última cara de esperanza”.

 

“Nuestros principales puntos de gestión en relación a los últimos siete años se relacionaron con lo que pregona ICPA, centrándonos en mejorar un problema como el hacinamiento. La búsqueda de un plan de humanización, en haras de una productiva sociabilización, dará como resultado que los internos puedan encontrar en nosotros la esperanza que no encontraban tiempo atrás.”

 

Seguidamente, Molina Morales profundizó la situación que vive su país respecto de la proliferación de bandas criminales “que dominan sectores sensibles afectando día a día a los ciudadanos guatemaltecos”. Como consecuencia de esta problemática, agregó que cuentan en la actualidad con jóvenes internos “que van desde los 13 a los 28 años”.

 

“Teníamos un 170% de superpoblación. En una cama dormían cinco adolescentes. Gracias a un convenio con los Estados Unidos, de manera conjunta formamos un modelo único en centroamérica eliminando los barrotes para tener ventanas libres con el objetivo de brindar una mejor reinserción social a estos jóvenes”, puntualizó.

 

Ante este panorama, Molina destacó que, con la creación de 32 manuales de procedimiento dónde anteriormente no existía siquiera uno, los resultados mejoraron considerablemente.

“Tiempo atrás, promediábamos seis motines al año con alrededor de ocho agentes penitenciarios fallecidos en cumplimiento del deber. Por ello, insto a nuestros hermanos latinoamericanos a qué inviertan en cárceles para jóvenes y así, evitar que se llenen las cárceles de adultos en un futuro”.

 

Por su parte, Martínez señaló que “la situación penitenciaria regional y nacional es crítica” y que el primer paso hacia una solución es reconocer este contexto. “Con nuestro equipo, decidimos salir al mundo a discutir la situación penitenciaria actual. El SPF está compuesto por personal con un compromiso muy fuerte en la intención de dar una respuesta social”.

 

“El sistema penitenciario federal había perdido el rumbo. Utilizando la resocialización como eje, esta administración pudo afrontar la crisis en la que estábamos inmersos, gracias a la evidencia empírica. El paradigma institucional se modificó. Por ello buscamos cuestiones tangibles como la reducción de la reincidencia”, apuntó.

 

En este sentido, Martínez puntualizó que “por primera vez en la historia el SPF tiene superpoblación, un problema común que atraviesa la región”. “Para solucionarlo, hay que definir la actividad de las políticas en relación a este tema de cada país. Ese es el gran desafío de los sistemas penitenciarios actuales: establecer protocolos acordes a los tiempos que corren ayudan a definir una función penitenciaria concreta”, asentó.

 

Además, puntualizó que “la reducción de los índices de violencia y mortalidad dentro de las cárceles, eliminar los hechos de corrupción y darle importancia a las herramientas con las que cuenta el SPF ayuda a mejorar la eficacia y eficiencia de los actores intervinientes”

 

“De una forma trabajosa, llevamos la discusión penitenciaria a los poderes más altos del país. Para ello, apuntamos al compromiso de todos los componentes con el fin de brindar un mejor servicio a la sociedad”, concluyó.