Aprendizaje de oficios

El aprendizaje de oficios para las personas privadas de la libertad representa una herramienta real de reinserción social y el Servicio Penitenciario Federal estimula la participación de los privados de la libertad en talleres y cursos de capacitación para el desarrollo de habilidades laborales.

 

El trabajo correccional constituye un derecho y un deber para los internos, y se rige por los siguientes principios:

  • No se impone como un castigo
  • No es aflictivo, denigrante, infamante ni forzado
  • Propende a la formación y al mejoramiento de los hábitos laborales
  • Procura la capacitación del interno para desempeñarse en la vida libre
  • Se programa teniendo en cuenta las aptitudes y condiciones psicofísicas de los internos, las tecnologías utilizadas en el medio libre y las demandas del mercado laboral
  • Es remunerado
  • Se respeta la legislación laboral, de seguridad social y de ART

La producción principal de los talleres se concentra en:

  • Comestibles
  • Tambo
  • Porcicultura
  • Huertas
  • Higiene y Limpieza
  • Herrería
  • Juguetes
  • Indumentaria
  • Zapatería
  • Muebles
  • Carpintería
  • Yerba mate

 

Ente Cooperador Penitenciario

El trabajo de los privados de la libertad en el ámbito del Servicio Penitenciario Federal, representa una obligación y también un desafío que requiere la utilización de técnicas específicas de logística, ingeniería y planificación. Para ello se creó un ente autónomo que tiene a su cargo “propender al mejor funcionamiento y la modernización de los métodos operativos de los talleres de laborterapia para los internos alojados en jurisdicción de la Dirección Nacional del Servicio Penitenciario Federal” (Ley 24.372).

El Ente de Cooperación Técnica y Financiera (ENCOPE) es un organismo autónomo que cuenta actualmente con mas de 400 talleres productivos con una amplia gama de especialidades: agropecuarios, tambo, industriales, carpinterías, herrerías, artes gráficas, cocinas, panaderías, servicios auxiliares, etc.

Con la creación del ENCOPE surge la posibilidad de contar con una herramienta eficaz para complementar la idea de la reinserción social a través del trabajo penitenciario, que se ha tornado rentable por medio de su optimización y modernización, en beneficio de la propia infraestructura y en la economía de los internos.