Abordaje institucional

El Servicio Penitenciario Federal, como parte del Sistema de Justicia Criminal, tiene a su cargo la custodia segura de las personas privadas de su libertad y trabaja junto a ellas para reducir las probabilidades de que reincidan.


En los últimos años se puso en marcha un importante programa de reformas que apunta a lograr estándares de objetividad en el trabajo, tomando como modelo a la corriente de pensamiento criminológico denominada “What Works” (lo que funciona). Este modelo plantea que existen intervenciones que pueden influir en la disminución de la reincidencia y, en consecuencia, en la reducción del delito.


En ese camino, el SPF definió como sus objetivos a tres pilares:

  • la reducción de la reincidencia o reiterancia
  • el desistimiento del delito y
  • la protección pública

 

Con el fin de lograr la integración social efectiva, se trabaja mediante la elaboración de planes de sentencia conforme a las necesidades criminogénicas de los internos, como así también fortaleciendo sus capacidades (técnicamente, lo que se denomina factores protectores).


De esa forma, se identifica la intervención que deberá brindarse a la persona durante el tiempo que permanezca privada de su libertad.


No sólo se trata del tratamiento individualizado, sino del conjunto de herramientas, dispositivos, programas, estrategias y metodologías que, basados en la evidencia empírica, permiten lograr una adecuada intervención para lograr la efectiva integración en el medio libre.


En consonancia con las visiones más actuales de la criminología -en especial los modelos de riesgo - necesidad y responsividad, conjuntamente con la perspectiva del desistimiento, se realizan planificaciones individuales para abordar los factores de riesgos, y desarrollar y fortalecer los factores que permiten el abandono de la conducta delictiva.


De esta manera, mediante la progresividad de la ejecución de la pena, la aplicación del principio de normalidad, el acompañamiento continuo en el cumplimento de metas y objetivos, se promueve la adquisición de hábitos, responsabilidades y habilidades necesarias para que la persona vaya asimilando gradualmente su integración en la comunidad.